Hace ya unos dos años me premié con un reloj deportivo SUUNTO AMBIT 3, que conseguí con pulsómetro por unos 250 «mantecados». Se trata de un reloj preparado para triatlon, sobre todo por ser multideporte incluyendo natación en aguas abiertas. No perder mucho el sincronismo GPS en el mar, además de soportar el ataque del agua marina, es un requisito que no muchos relojes soportan. La verdad que estaba muy satisfecho con mi reloj. Llevaba años sin reloj de pulsera, porque era de los que lo consultaba casi compulsivamente y me di cuenta que, en lugar de ayudarme, me estresaba. Pero como compañero de viaje triatlético se ha convertido en imprescindible, un recordatorio permanente del estilo de vida deportivo. Me siento  «anillado» con el deporte. Llevar un completo ordenador en la muñeca sin necesidad de acarrear con el móvil es un gustazo. Al sincronizarlo con la aplicación MOVESCOUNT y con STRAVA te permite hacer un completo seguimiento sin ningún esfuerzo de las actividades deportivas.

Eso sí, como reloj deportivo, el Suunto Ambit 3 está un poco anticuado. Es feo como una tanqueta soviética; duro pero pesado; muy configurable pero mediante ordenador, con algunos problemas para sincronizar con el móvil. El no tener pulsómetro de muñeca y depender de la cinta de pecho provocaba que últimamente no registraba nunca el pulso. Que tampoco es un dato que use mucho, pero creo que a largo plazo puede que me sirva, o quizás a mi cardiólogo, jajajaja.

Total, que víctima de la saciedad de consumo, me mantenía con un ojo en el mercado de relojes deportivos. En concreto, me molaba la siguiente versión: SUUNTO SPARTAN TRAINER STEEL HR 
Como características más reseñables frente al Ambit 3:

-Más ligero

-Pulsómetro en la muñeca

-Pantalla a color

La respuesta a todas mis necesidades existenciales. El modelo más sencillo, completamente negro, ha llegado a costar 149€. Precio imbatible para estas características. Pero como lo uso a diario, me encapriché en el modelo con la esfera de acero («steel»).  He seguido el precio durante un año, y no bajaba de 240 «lereles». Teniendo en cuenta que no me hacía falta y que era un capricho consumista, me negaba a comprarlo.

Pero hete aquí que llegó el «Blas Fraile»…

Y el reloj se puso a un precio inmejorable de 179€. Me lancé al botón de compra como si me fuera la vida en ello, y con la satisfacción de que a mí no me habían timado en el «Black Fraude».

Y de repente, me llega un anuncio: El GARMIN 735XT a 199€… lamadredelamorhermoso. Uno de los relojes de gama media-alta para triatlon, un poquito antiguo, pero a un precio inmejorable. ¿QUE HACER?. Pues a darle al botoncico again, claro, y ya decidiría cual devolver. Las ventajas de la compra online con 14 días de devolución. Para colmo Amazon me avisa después de comprarlo que el reloj tenía un descuento de 20€ adicional por BF que me devolverán, es decir, que el Garmin me sale por 179€.

Al final he decidido quedarme con el GARMIN, es un modelo un poco superior. Es muy ligero, la conectividad con el móvil fantástica y tiene detrás la marca Garmin y muchos kilómetros de experiencia. El cambio de aplicación me duele, ya que todos mis datos de estos años están en la aplicación Movescount de Suunto, aunque también en STRAVA.

El suunto en lugar de devolverlo, con penita, se lo ha quedado mi amigo Javier, así que lo tendré cerquita.

Lo más paradójico es que al final no tengo la elegante esfera de acero… WHAT HAPPEND???